28 de mayo de 2015

La lluvia es una canción sin letra.

Ángel Gil Cheza encontró, mientras trabajaba como arqueólogo, los restos de una chica enterrada en extrañas circunstancias a principios del siglo XI en la Irlanda vikinga. Desde el primer momento sintió un vínculo especial. La lluvia es una canción sin letra intenta explicar lo que pudo ocurrir años atrás, pero es solo ficción. O quién sabe. La verdad de las cosas no importa tanto como lo que sentimos, y sentir nos puede llevar a esa verdad, de algún modo.
La lluvia toca sus notas sordas contra la hierba. Y somos pentagramas en blanco que rellenamos con notas sueltas que gotean de un beso, el sudor de un goce o una lágrima muda cuyo grito apagado es ahora una corchea salvaje e indomable como una joven pelirroja que levantaba espadas tan altas como ella y esparcía las tripas de sus enemigos de su pueblo por toda la isla de Irlanda. El amor es una putada, una bendición que trepa desde los pies a los genitales, que se abren como bulbos y se abrazan, llega al corazón, que, desprevenido, se rinde vencido sin parar de luchar, donde acaba anidando, como ave rapaz que es. Esta química tan sencilla fue la que desnudó a un joven nórdico, tan hermoso como una mujer y tan fuerte como una tormenta, de su coraza de combate, que lo mismo le protegía de un hacha enemiga que de una peligrosa caricia. La lluvia continuó con esa magia de pintar los campos verdes otros mil años. Un librero valenciano cree huir de la justicia pero se esconde de sí mismo, y descubre en una isla gris, verde y húmeda que somos de donde se nos quiere y no de donde venimos. La lluvia toca su canción y cada uno escribimos nuestra letra. A veces, con suerte, la melodía acompaña y nuestra letra es clara, precisa, como una mirada entre amantes que no saben decir mañana.

Lo mío con este libro fue amor a primera vista. ¿Se puede tener un título y una portada más evocadores? 
Desde que lo vi por primera vez, en una librería de mi ciudad, quise adentrarme en sus páginas. Al fin lo he conseguido y estas son mis impresiones al respecto...

La historia se desarrolla en dos tiempos: el presente, protagonizado por Josep, un joven que marcha a Irlanda huyendo de su vida actual para trabajar como arqueólogo. Y el pasado, a principios de siglo XI, dónde conoceremos a Thorgest, un valiente y hermoso guerrero vikingo.

Ambos desarrollos de las historias son pausados, dulces y evocadores al igual que su título. 
Es una obra para degustar sin prisas; paladeando cada situación, cada detalle cotidiano, cada palabra...

Este aire, un tanto intimista, que impregna toda la narración, me ha encantado. Así como la personalidad de ambos protagonistas masculinos; hombres sencillos pero carismáticos y que dejan huella. En Josep, he querido entrever, cosa que imagino cierta ya que algo se atisba en la propia sinopsis de la obra, tintes autobiográficos respecto a su autor. No sé, igual me equivoco, si es así ya me corregirás Ángel ;)
Tampoco puedo, ni debo, olvidarme de mi querida pelirroja "Eimear" protagonista singular y genuina dónde las haya, aunque me hubiera gustado que cobrara aun más protagonismo dentro del conjunto de la novela. Bien es verdad, que juega un papel totalmente esencial, pero se queda en eso, en esencia, que bien mirado no es poco, pero hubiera deseado disfrutar más de tan estupendo personaje.


Por lo tanto, es una obra cautivadora en lineas generales, pero sí debo sacarle alguna pequeña pega, aunque en esta ocasión totalmente subjetiva. 
Me hubiera gustado muchísimo que se ahondara más en las respectivas, e incipientes, historias de amor que protagonizan nuestros dos chicos de la historia. Se nos va ofreciendo, a los lectores, pequeñas migajas, a las cuales seguimos desesperados, mendigando un poco más de ese amor que se nos va escurriendo de los dedos y de la narración. Sobre todo en la historia que transcurre en la antigüedad. Me quedé totalmente insatisfecha en este sentido. Acabé la lectura con una terrible sensación de vacío al respecto, de espera no satisfecha. 
Y eso que yo no soy especialmente romántica, literariamente hablando, ya que es un género que, ya sabéis, que no frecuento a menudo, pero si me lo van ofreciendo lo voy tomando y quiero quedarme con la sensación de baza bien jugada y explotada. Así que, en esta ocasión, este aspecto de la historia se me quedó corto.

Aunque todo esto no tiene nada que ver con el final general de la obra. No quiere decir que no sea concluyente y no quede correctamente cerrado, lo que pasa es que ya sabéis lo difícil que resulta, a veces, explicarse y matizar detalles sin desvelar nada crucial de la trama.

Y la otra pequeña pega, es la vida hipnótica que se nos narra respecto al día a día de Josep. Me resultaba tan atrayente como, en cierto modo, falta de acción. 
Una sucesión de días que se disfrutan, desde el otro lado de las páginas, leyendo los pequeños detalles cotidianos de su vida, más que otra cosa y principalmente. 
Por un lado me encantó, ya que me resultaba súper relajante, por otro... quizás hubiera preferido algo más de acción. 
Pero creo, que el ritmo general de la novela es el que es. Y no podemos pedir algo diferente a lo que se nos pretende ofrecer, por eso me conformo y me quedo satisfecha.

En este punto, también debo señalar los pequeños guiños que se hacen a Valencia durante la historia. Valiéndose, por ejemplo, de pequeños detalles culinarios y/o simples comentarios, que nos van dejando constancia, de forma especial, de la procedencia de Josep. Algo que como valenciana me agradaba y me producía más cercanía aun, si cabe, respecto a la ambientación.


Un libro precioso, delicado, sublime en ocasiones, que se deja paladear y que nos transporta hasta los más bellos y evocadores parajes Irlandeses.


Mi puntuación es:


7.5/10



15 comentarios:

  1. Me pasó como a ti, sentí amor por portada y título. Me lo leí en enero y lo adoré tanto que me hice una Eimear:

    https://twitter.com/inkwand/status/551873715437584385

    Besos de tinta

    Te sigo

    ResponderEliminar
  2. Ohhh, ya he ido al enlace... es preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Aquí intenté ponerla en la postura de la portada XD

      Eliminar
  3. El título sí es bonito; la portada no me llama tanto como a ti. Lo que más me atrae, la ambientación en parajes irlandeses... Siempre es una delicia volver por allí.
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Hola preciosa!
    Es un libro que me apetece mucho leer, me encanta la portada y la historia. Besotes

    ResponderEliminar
  5. Qué buena pinta! Y la portada preciosa, a mi también me ha llamado la atención.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Pues me lo apunto, que no lo conocía y no lo pones nada mal =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Hola, pues pinta genial, me lo apunto!

    ResponderEliminar
  8. No llegó a conquistarme del todo la historia.

    ResponderEliminar
  9. Justo ahora estoy con otro libro del autor que me está gustando mucho así que me gustaría repetir y esta parece una buena opción
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tras leer tu reseña, y a pesar de tus pequeños peros, creo que me encantará esta novela. Los paisajes irlandeses me pierden, y por lo que cuentas, la historia creo que también :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Los leí en el mes de enero gracias a una lectura conjunta y la verdad es que me encantó! lo disfruté muchísimo y tengo muchas ganas de leer los otros dos libros de este autor.

    ResponderEliminar
  12. Pues tiene muy buena pinta. Si se pone en mi camino, le hago hueco seguro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Pues yo no he leído nada del autor y no sé si tengo algo por casa. La verdad es que pensé en un principio que el libro te había gustado menos pero ya veo que los escollos que encontraste no la han desmerecido. Besos.

    ResponderEliminar
  14. También me gustó mucho este libro.

    Bs.

    ResponderEliminar